Tarot Terapéutico

Ese enfoque trabaja para:

– SINTONIZAR CON TU ESENCIA

 

-A IDENTIFICAR Y FACILITAR LA DESACTIVACIÓN DE LOS PATRONES DE CONDUCTA QUE DIFICULTAN SU REALIZACIÓN PLENA.

Como herencia de los gitanos, durante muchos siglos el Tarot se utilizó principalmente para leer la buena fortuna, es decir, para adivinar el futuro. Este enfoque es anti-terapéutico. Si definimos el futuro o destino de alguien sin importar su grado de conciencia, sus acciones y omisiones, estamos asumiendo la responsabilidad de su vida e infantilizándolo. El Tarot Terapéutico y el Tarot adivinatorio son enfoques excluyentes.

En la segunda mitad del siglo XX se popularizó el “Tarot de la Consejo”, que deslindándose del adivinatorio, del cual surgió, busca ayudar a resolver problemas y avanzar hacia las metas que la persona tiene, generalmente en las áreas de salud, dinero / trabajo y amor.

  Desafortunadamente, el ser humano está cada vez más desconectado de sí mismo. Sus metas y cómo lograrlas pueden no tener nada que ver él. En muchos casos, son masturbaciones mentales, aspiraciones del ego para conseguir la aprobación de la familia, la sociedad y/o alcanzar ese modelo de vida o estatus al que los medios atribuyen la felicidad. Además, muchos de los problemas que aparecen son justamente un indicador de que la persona está tratando de seguir un camino que no es el suyo. Es por eso que la lectura basada en preguntas sobre temas específicos puede quedarse en un nivel muy superficial y periférico.

     En las últimas décadas, el Tarot del Autoconocimiento ha ido ganando fuerza. Cabe mencionar el Tarot evolutivo de Jodorowsky, la línea junguiana de Liz Green / Juliet Sharman-Burke, la de Enrique Ezquenazi, etc.

Yo creé y desarrollé a partir de 1987 el Tarot Terapéutico.

EL Tarot Terapéutico método Veet Pramad

no se centra en los asuntos y circunstancias que la persona trae, sino en la persona que los vive.

Logo

Por supuesto, en una lectura cuando proporcionamos un método de trabajo estamos dando consejos y orientación que sugieren lo que la persona puede hacer o no hacer para volverse más ella misma (que para eso estamos aquí) desarrollando sus talentos y disolviendo sus patrones neuróticos. Así que el Tarot Terapéutico tiene un poco de Tarot de Consejo, pero el Tarot de Consejo puede no tener nada de terapéutico.

No trabajamos con preguntas y respuestas.

Cuando la persona después de un minuto y medio de conexión con su respiración, más tranquila y centrada, sin pensar en asuntos concretos, pasa su energía a las cartas desde su corazón y varios chakras, como se puede ver en el video “Cómo magnetizar las cartas , esta energía proviene de las profundidades de su ser, tanto de su sombra como de su esencia, de un plano que generalmente la mente, y mucho menos el ego, no consigue alcanzar. Así, las cartas energizadas desde ese nivel van a la raíz de los cuestionamientos, los conflictos y las aspiraciones.

Paradójicamente después de una lectura con el Tarot Terapéutico, cuando le preguntamos a la persona si tiene alguna duda, en el 99% de los casos no tiene ninguna. Las que realmente tenían que ver con ella fueron contestadas sin necesidad de formularlas y las que no se descartaron.

En el juego de Tarot tenemos tres grupos de cartas:

Davinci

Los Arcanos Mayores que son Arquetipos o Principios Universales. También representan estados de conciencia y sus manifestaciones prácticas que van desde la potencialidad absoluta del Loco hasta la plena realización del Universo. Las Figuras de la Corte son 16 tipos de personalidad que según la posición en la que aparezcan en la Lectura Terapéutica ilustran patrones neuróticos o actitudes a tomar.

Los Arcanos menores numerados de Bastos ilustran diez formas de administrar nuestra energía, los de Copas diez estados emocionales. Los de Espadas diez estados mentales y los de Discos diez formas de relacionarse con el mundo de la materia.

Acabamos de establecer un interesante paralelismo entre la estructura del Tarot y la del ser humano, que facilita la entrada en profundidad en los rincones oscuros de la psique.

Otro punto importante es entender que desde el enfoque terapéutico no hay cartas buenas y malas.

Tenemos cartas que tienen aspectos evolutivos e involutivos que llamo «comunes» y cartas que solo tienen aspectos involutivos porque ilustran patrones neuróticos y que llamo «sombrías». No son malas, puesto que la identificación de esos patrones es el primer paso para desactivarlos. Todos los Arcanos Mayores son «comunes» excepto la Luna, al igual que todas las Figuras de la Corte. En los Bastos, las cartas “sombrías” son el 2 y el 10. En las Copas el 5, el 7, el 8 y el 10. En las Espadas el 2, el 3, el 5, el 7, el 8 y el 9. Y en los Discos el 5 y el 7.

La Lectura Terapéutica

Para hacer un buen trabajo terapéutico con el Tarot sugiero que uses la Lectura Terapéutica, una resignificación terapéutica de la tradicional Cruz Celta

Por último, es importante utilizar un Tarot limpio de moralismos, doctrinas y prejuicios de antaño que generalmente dificultan, si no impiden, a ayudar a la persona a tornarse más ella misma.

El Tarot Terapéutico parte de 5 principios:

Logo

Nuestras vidas no son producto de las circunstancias, sino de nuestras decisiones, somos plenamente responsables de la vida que tenemos.

Logo

Tomamos nuestras decisiones a partir de nuestras creencias y patrones de comportamiento arraigados en ellas, de manera que construimos nuestra vida a partir de nuestras creencias. Más cuidado, una creencia tiene la fuerza de la intensidad de la emoción que sentimos cuando la adquirimos. Las creencias que no están arraigadas en emociones fuertes, sino en delirios del ego, no tienen fuerza.

Logo

El principal obstáculo para lograr la plenitud en cualquier aspecto de la vida somos nosotros mismos, es decir, nuestra resistencia a cambiar creencias y patrones de conducta que no funcionan.

Logo

Atraemos lo que necesitamos para crecer y no nuestros caprichos mentales.

Logo

Cada uno de nosotros lleva dentro de sí los talentos necesarios para realizarse y ser feliz.