QUÉ ES EL TAROT TERAPÉUTICO

 

Hola a tod@s.

Fui invitado por Ana de la Macorra de http://www.diosoy.com/  para ser columnista de este fantástico proyecto que pretende ayudar a las personas a crecer en conciencia, salud y felicidad.

Como no podría ser de otra manera este primer artículo de mi sección “Tarot Terapéutico” va a intentar dejar lo más claro posible lo que es esta visión del Tarot que creé y desarrollé a partir de 1987, cuando después de 7 años usando el Tarot de una manera adivinatoria me di cuenta que hacer previsiones no ayudaba a mis consultantes a crecer.

SE llama Tarot Terapéutico porque aunque no cura, pues es la persona que se cura, ayuda a curar. Y cuando hablo de cura no solo me refiero a salir del sufrimiento físico o emocional sino a identificar, entender y desactivar los miedos, creencias y otros bloqueos que impiden la realización integral del individuo hasta tornarse un ser completo, es decir, hasta llegar a ser plenamente él mismo, que para eso es que estamos aquí. 

En un principio, me sentí tentado de llamar a esa visión del Tarot que acababa de elaborar Tarot Psicoterapéutico, pues terapéutico haría también referencia a parte corporal. Sin embargo la mayoría de las enfermedades provienen de la desconexión con la esencia y eso implica que:

-          El sistema inmunológico se deprima pues es él quien tiene la noción del Yo en el cuerpo.

-          Nos metamos en actividades que nada tienen que ver con nosotros y que por lo tanto generan desgaste de energía, tensiones corporales y estrés.

-          Como además no sentimos placer con esas actividades buscamos frenéticamente compensaciones que degradan el cuerpo, el alma y el bolsillo.

-          El cuerpo puede querer salir de la tortura de dichas actividades enfermándose.

-          Nos tornemos carentes y mucho más vulnerables a impactos emocionales.

-           Etc

Así que al final dejé el nombre de Tarot Terapéutico. También porque las cartas de Oros o Discos refiriéndose al mundo material nos hablan del cuerpo físico.

Esa desconexión con nuestra esencia procede de una programación infantil donde la familia nos obligó a adecuarnos a una serie de patrones de conducta si queríamos ser aceptados. Y el niño sabe instintivamente que si quiere sobrevivir tiene que garantizar que sus padres lo acepten, cuiden, alimenten y protejan y para ello se adapta a lo que se le exige.  También toda una serie de actitudes y talentos son condenados y reprimidos. Además la familia junto con los medios de comunicación y las religiones en 2º lugar y la escuela en 3º lugar nos metieron en la cabeza toda una serie de creencias y principios que distorsionan la percepción de la realidad y dificultan que nos aceptemos plenamente.

Así por más que nuestra esencia sea luminosa, está cubierta por tantas capas de sombra que hasta que no las trabajemos de nada va a servir recitar mantras, nadar con delfines, abrazar árboles, saber que somos caminantes celestes  o decretar que somos seres amorosos y divinos, pues sistemática e inconscientemente somos manipulados por nuestra sombra. Hay que agarrar el toro por los cuernos, entender nuestra sombra, desactivar lo que fue inoculado y rescatar los talentos y aspectos nuestros que fueron reprimidos.

Por eso el Tarot Terapéutico trabaja en las lecturas con la luz y con la sombra. Con la luz ayudando a la persona a reconectarse con su verdadero ser dándole voz a su esencia y con la sombra identificando y dando orientaciones específicas para desactivar los patrones de conducta, miedos y otros bloqueos que dificultan la plena realización del individuo y lo mantienen en un círculo vicioso de opciones que siempre lo llevan a la frustración y al sufrimiento.