¿QUÉ NO ES EL TAROT TERAPÉUTICO?

 

Después del 1º artículo en que intenté explicar lo que es el Tarot Terapéutico aquí viene el 2º que pretende mostrar lo que no es un tarot con enfoque terapéutico.

Cuando en 1987 acuñé el término de “Tarot Terapéutico” para la visión del Tarot que desarrollé, pocas personas lo usaban con otra finalidad que no fuera la adivinatoria. Sin embargo últimamente he visto páginas web y del Facebook, blogs, que hablan del Tarot con un fin terapéutico. Con mucha alegría veo que el Tarot está empezando a salir del ámbito adivinatorio donde se mantuvo durante siglos siguiendo el camino de la astrología que hoy busca mucho más el autoconocimiento que desvendar el futuro.

Sin embargo en este florecer de Tarots Terapéuticos he visto algunos que de terapéuticos tienen poco o nada, otros que me copian literalmente, desde la definición del Tarot Terapéutico, sus 5 Principios o la Lectura Terapéutica, sin mencionar la página donde hicieron Ctrl + C y afortunadamente algunos que desarrollan su propia línea de investigación llegando a conclusiones que algunas veces concuerdan conmigo y otras no, generalmente en función del Tarot escogido (cada maestrillo tiene su librillo) dándole diversidad y amplitud a este nuevo campo de aplicación del Tarot que entre todos estamos abriendo.

No pretendo monopolizar el término Tarot Terapéutico pero si me gustaría diferenciar lo que es el Tarot Terapéutico de otros que de terapéutico solo tienen el nombre.

Un Tarot no es terapéutico cuando evidentemente pretende desvendar el futuro y responde a preguntas del tipo: ¿Voy a aprobar este examen? ¿Voy a vender mi casa? ¿Voy a viajar a Machu Pichu? ¿Va a aparecer el hombre de mi vida? Como si el futuro ya estuviera determinado o en manos de terceros.

También hay otra modalidad que sin ser adivinatoria tampoco es terapéutica. No es terapéutico cuando:

1.       Responde sí o no a una pregunta. ¿Debo acabar esta relación? ¿Me conviene mudarme de casa?

2.       Indica la opción “correcta” frente a una duda. ¿Continúo en el banco o abro mi propia empresa?

3.       Responde a preguntas sobre asuntos específicos. ¿Qué puedo hacer para mejorar mi relación con …?

4.       Da consejos sobre asuntos específicos. ¿Cómo puedo ganar más dinero?

5.       Se mete en la vida de terceros. ¿Qué siente Fulano por mí? ¿Mi socio me engaña?

En los 4 primeros casos y frecuentemente en el 5º también, el tarotista está quitando la responsabilidad que la persona tiene sobre su propia vida para echársela al lomo. El 1º paso en cualquier proceso terapéutico es hacer que la persona deje de colocar la responsabilidad de cómo está su vida en la voluntad de Dios, el destino,  la suerte, la existencia, la pareja, los padres, la crisis económica, etc. En ningún caso un terapeuta usando el Tarot o cualquier otro instrumento o técnica puede ofrecer la solución a los problemas de su paciente indicándole las decisiones, según él, correctas que debe tomar, pues así lo infantiliza, sino que debe darle las llaves para que el cliente usándolas encuentre por sí mismo las soluciones. No le des un pez, enséñale a pescar.

El ser humano no es un sumatorio de asuntos, generalmente salud, trabajo, dinero y amor.  Un problema aparentemente económico puede estar enraizado en una falta de autoestima o una carencia emocional o una búsqueda frenética de placer pueden proceder de elecciones profesionales que no proporcionan gratificación profunda.  Es como el especialista que quiere curar el hígado del paciente sin observar el resto de sus órganos.  Terapéutico no es analizar los asuntos que la persona trae sino colocar el foco de la lectura en la persona que vive esos asuntos.

La gracia está en que, aunque el consultante no formule preguntas o plantee dudas, el Tarot Terapéutico las responde no de una manera explícita evidentemente sino identificando que es lo que está por detrás de esas dudas, preguntas u opciones.

Por ejemplo si alguien llega dividido entre dos opciones y aunque no diga nada, percibe durante la lectura que una opción está vinculada a sus miedos y viejos patrones de conducta y otra a la expresión de sus talentos ya sabe que opción debe tomar para crecer. Además el tarotista puede ayudarle a identificar y entender esos miedos, y darle técnicas para desactivarlos.

Volver