Misión, destino, libre albedrío y karma. Cuatro puntos importantes a entender cuando queremos ser terapéuticos con nuestro tarot.

LA MISIÓN. ¿PARA QUÉ ESTAMOS AQUÍ?

Cuando hablamos de misión tenemos que tener mucho cuidado, pues en nuestra cultura con frecuencia la misión se vuelve una obligación colocada por una alta instancia externa y plenipotenciaria: "Su misión es ayudar al prójimo" "Aguantar a su marido" "Cuidar de su madre" que poda a la persona. En muchos casos la misión también puede ser es un calórica iguaria para el ego: “Mi misión es salvar al mundo” “Servir a mi país” etc. A veces funciona como una compensación para una vida de frustraciones: “No me gusta mi empleo, pero me permite desempeñar mi misión” o una disculpa para no hacer lo que en el fundo queremos: “Me encantaría hacer tal cosa pero mi misión es ...”

Creo que todas las personas tenemos la misma misión. Todos estamos aquí para tornarnos plenamente lo que somos. Y eso es válido no solo para los humanos, sino para cualquier ser vivo. La misión de la semilla es tornar-se una planta que esparce semillas a los cuatro vientos. La misión del bebé que acaba de nacer es tornarse un adulto completo, o sea, realizado, fructífero, saludable y feliz. Por detrás de ese proceso están las fuerzas de la vida que, trabajando para dar continuidad a la vida y a las especies, desde nuestro inconsciente atraen sistemáticamente las situaciones que necesitamos para crecer, independientemente de que nos gusten o no, independientemente de que se correspondan o no con nuestras caprichosas y limitadas expectativas mentales. Si alguien para crecer necesita aprender a decir que no va a atraer propuestas cada vez más inaceptables.  Pero esto es otra historia que puede ser vista con detalle en un vídeo: La 2ª chave para el bien-estar o en www.tarotterapeutico.info  español NOVEDADES.

La cuestión es cómo llegamos a ser plenamente lo que somos. Simple: Desarrollando nuestros talentos y potencialidades. Ok, como siempre es más fácil decirlo que hacerlo. ¿Y cómo sabemos cuáles son nuestros verdaderos talentos y potencialidades? Cuando éramos niños, antes de ser programados, expresábamos naturalmente nuestros talentos y potencialidades que desde el inconsciente pujaban para manifestar-se. Cuando la expresión de esos talentos y potencialidades traía una respuesta familiar desagradable, el niño esconde ese talento o potencialidad. También aquella famosa pregunta “¿Qué es lo que voy a ser (1ª señal de identificación del individuo con su profesión) cuando crezca?” se transforma en: ¿Cómo voy a ganar dinero cuando crezca? Así los talentos y potencialidades acaban en el baúl de la sombra del inconsciente, pero aún así no dejan de intentar manifestarse. Entonces una pregunta interesante sería: ¿Qué es lo que haría con mi vida si tuviese garantizados los recursos para cubrir mis necesidades económicas?

 Sabemos que tenemos talentos y potencialidades para una actividad cuando esa actividad nos da placer. Un placer que nada tiene que ver con los resultados de la acción sino con la misma acción, un placer relacionado con poner las manos en aquella masa, un placer que viene de dentro.  El placer es pues el 1º efecto colateral de la expresión de los talentos y potencialidades. El 2º efecto es un crescendo de nuestra energía pues los talentos y potencialidades vienen con la energía del inconsciente. En este caso el orden de los factores no altera el producto.

ENTONCES NUESTRA MISIÓN ES SIMPLEMENTE HACER LO QUE NOS DA PLACER. No es el placer que viene de fuera. No es el disfrutar de las cosas buenas que tiene la vida, el canto de los pájaros, una puesta de sol, un abrazo, que en el Tarot Terapéutico es el Nueve de Copas y que también tiene su gracia, pero no es para eso que estamos aquí.  Ni mucho menos el seudo-placer de las compensaciones: yo no hago lo que me gusta, pero me compenso con poder, comida, bebida, drogas, televisión, compras, pornografía, etc. Compensaciones que corrompen el cuerpo, el alma y el bolsillo: el Siete de Copas. Es el placer clase A, aquel que nadie te lo puede arrancar, es el placer que viene de dentro, es el Seis de Copas.

Y cuando optas por una actividad que te da placer, es decir, una actividad para la cual tienes talentos específicos, los resultados de tu trabajo van a tener calidad y entonces no solo vas a ganar dinero con ella, pues la sociedad, aunque hipócritamente rinde culto al esfuerzo, en realidad solo paga por la calidad, sino que vas a irradiar ese placer en el mundo entrando en las relaciones sean amorosas, familiares o amistosas como un donador y no como un vampiro.

En palabras del maestro Osho: “Simplemente haz lo que te da placer, placer para ti mismo y para tu ambiente. Simplemente haz algo que traiga una canción y crie un ritmo de celebración alrededor”.

  Volver