UN TAROT PARA LA NUEVA ERA – LA TEMPLANZA versus EL ARTE

 

Siguiendo la secuencia de Arcanos Mayores nos encontramos con una carta que en la mayoría de los tarots se llama la Templanza. Junto con la Justicia, La Fortaleza (La Fuerza) la Esperanza (significado tradicional de la Estrella) llevan títulos que se corresponden con las virtudes del catolicismo, por cierto, tomadas prestadas, de Aristóteles.  

 

En la mayoría de las barajas vemos un ángel que derrama un fluido de una copa en otra copa. Un fluido que no parece ser agua pues su movimiento no obedece a las leyes de la gravedad, haciéndonos suponer que se trata de algo más etéreo que finalmente no sabemos muy bien si está descendiendo, ascendiendo o ambas cosas al mismo tiempo o en la secuencia.

Aunque en las barajas más antiguas no vemos los pies del ángel, muchas modernas muestran que éste tiene un pie en el agua y otro en la tierra conectando o mundo del inconsciente o de lo no manifestado (agua) con el mundo manifestado concreto (tierra)

Las interpretaciones más tradicionales de este arcano son las sugeridas por el significado de la palabra templanza: Moderación, sobriedad y continencia. Contención de los apetitos y el uso excesivo de los sentidos, sujetándolos a la razón. Parece una versión más moderada de la represión y el autocontrol que nos pasaba La Fuerza. Otros intérpretes nos hablan de equilibrio, paciencia, sensatez, diplomacia del camino del medio, y de la acción correcta.

El Osho Zen Tarot y el Tarot de Crowley/Harris rompen con la tradición llamando a este arcano La Integración y el Arte respectivamente.

 

 

Si la imagen del Osho Zen Tarot ilustra la idea de la integración de los opuestos: El Fuego y el Agua, el águila y el cisne, el Yin y el Yang, el Sol y la Luna, el de Crowley/Harris lo hace con Diana de Éfeso que integra la pareja (Emperador-Emperatriz) de Los Amantes, consumando así la boda real al integrar las polaridades expresadas por los novios. Además esta figura mezcla el Fuego y el Agua en el calderón dorado del mundo de lo concreto. Podemos ver esta integración en diferentes aspectos de los cuales los más interesantes son el profesional y el de las relaciones amorosas.

En el mundo profesional El Arte representa liberarse de la maldición: “Ganarás el pan con el sudor de tu frente” para hacer de tu diversión tu trabajo y cuando hablo de diversión me refiero al placer que viene de dentro cuando hacemos lo que nos gusta, el placer de la acción y no de los resultados de la acción que es otro tipo de placer. Ahora bien podemos decir que si sentimos placer con una determinada actividad es porque tenemos talentos específicos para dicha actividad pues cuando un talento se manifiesta viene acompañado de placer y si optamos por una actividad para la cual tenemos talento lo más que probable es que los resultados de dicha actividad tengan calidad. Además adquirir conocimientos para desarrollar mejor dicha actividad será como beber una copa de un gran reserva, de manera que aprimoraremos más aún el resultado de nuestro trabajo. Sucede que la sociedad aunque hipócritamente exalta el esfuerzo lo que paga es la calidad, de manera que la 1ª consecuencia de hacer de nuestra diversión nuestro trabajo es el dinero.

¿Por otro lado qué esfuerzo es necesario para hacer algo que nos gusta? La expresión de un talento viene también acompañado de energía, en este caso de la energía del inconsciente que a la larga es más poderosa que la fuerza de la voluntad de manera que integramos descansar y trabajar. Por lo tanto la 2ª consecuencia de hacer de nuestra diversión nuestro trabajo es la salud. Nos cargamos energéticamente nos sentimos más vitales y dispuestos, no necesitamos recurrir a las compensaciones para tener placer, compensaciones que degradan el cuerpo el alma y el bolsillo y evitamos la posibilidad de que el cuerpo se enferme buscando una solución para no hacer algo que no le gusta y que lo desgasta. De manera que, 3ª consecuencia, envejecemos más lentamente pues lo que más envejece es obligarse a hacer algo que no nos gusta. Esta carta ilustra pues el elixir de la casi eterna juventud.

Si pasamos parte del día envueltos en una actividad que nos da placer cuando concluimos el horario laboral y nos relacionamos con los demás, sean relaciones familiares, amistosas o amorosas lo haremos como donadores de placer y no como vampiros de manera que, 4ª consecuencia, será mucho más fácil fluir en las relaciones. Esta carta es una llave también en el mundo de las relaciones. Ver 4ª llave del bienestar: http://www.tarotterapeutico.info/esp_videos.htm Integrar nuestras polaridades no solo significa, como nos enseña la carta de los Amantes,  entender que el hombre y la mujer de nuestra vida están dentro de nosotros y no fuera, con lo que cerramos un ciclo de relaciones de dependencia, de regateo, de yo te doy esto para que tú me des aquello, sino que dejamos de esperar la media naranja, el príncipe azul o la mujer maravilla que nos va a hacer feliz, rescatamos la percepción que esa expectativa distorsionaba y vemos a las personas como son y no como nos gustaría que fueran. Centrados y perceptivos establecemos relaciones compartiendo con las personas lo que se sintoniza naturalmente con nosotros. Si en Los Amantes elegimos estar en el femenino o en el masculino dependiendo de la situación, en El Arte estamos en ambos al mismo tiempo.

Siendo una carta múltiplo de 7 habla de cerrar un ciclo y abrir uno nuevo. En el mundo profesional será salir de la división: de lunes a viernes hacemos algo que no nos gusta para ganar dinero y de viernes a domingo gastamos el dinero para comprar placer, para integrarnos y tener placer la semana entera haciendo lo que nos gusta.

 

Finalmente con el cuerpo, el corazón y el bolsillo sano se abre naturalmente el camino de la espiritualidad, 5ª consecuencia.

Volver